∗ ∗ ∗

Cada boda es única y me siento afortunada de poder narrar la historia de un día tan mágico a través de mis fotografías.

 LA FOTOGRAFÍA

forma parte de

MI HISTORIA FAMILIAR.

Ser hija de fotógrafos

me ha brindado la gran suerte de tener un

LEGADO FOTOGRÁFICO

PRIVILEGIADO

de todas las etapas importantes de mi vida.

Me gustaría crear el

VUESTRO

Capturar vuestros

sueños,

convertirme en cómplice de vuestros gestos y miradas

y convertir todos esos momentos en

eternos.

∗  ∗  ∗

∗  ∗  ∗

Para novios exigentes, creativos y diferentes que buscan que sus fotografías de la boda hablen de ellos,

de su historia,

de su estilo,

de su personalidad.

Para parejas que saben encontrar

belleza

en los rincones más inesperados, en las emociones más intensas.

Para aquellos que creen que todo trabajo tiene que tener

alma

y que sin ella todo deja de tener sentido.

Para los viajeros y aventureros que creen que

lo importante es la experiencia y no el

destino.

Para los que creen en el destino.

Para los que cantan bajo la ducha a plena voz, para los que no saben vivir sin música.

Para los que creen en la

pasión

Para los que les gusta el olor a sal y creen que los aromas pueden transportarnos a lugares lejanos.

Para los que creen que el arte puede ser sutil y delicado pero intenso a la vez.

Para los que sienten que las noches de luna llena son especiales, o para aquellos que paran el mundo para vivir una puesta de sol.

Para todos aquellos que seguimos creyendo en la

magia

 

 

 


 

Mi historia

Me llamo Georgia Porredón y soy la segunda generación de fotógrafos de la familia. Mi madre fue de las primeras mujeres fotógrafas profesionales en España, y ha sido un referente en fotografía social. De ella he heredado técnica, composición y muchísimos e invaluables consejos, pero sobretodo el gusto por la belleza.

Adoro a Gilda, mi enérgica y dulce Fox Terrier que me pone los pies en la tierra cuando llevo muchas horas delante del ordenador y me pide salir a dar un paseo.

Me encanta viajar, y lo primero que pongo en la maleta es mi cámara, sea por placer o por trabajo.

Mi inicio en la fotografía de boda es bastante inusual: A los 10 años, mi madre me llevaba a las bodas de ‘asistente’ y a los 14 años ya disparaba bodas a nivel profesional. Suena a tópico, pero me apasionan las bodas. Todavía recuerdo la emoción de la primera que hice, y lo maravilloso de todo es que esa emoción sigue ahí.

Hablo 4 idiomas así que comunicarse conmigo es fácil! Si vivís fuera, estamos a un avión, un email o a un Skype de distancia, por lo que no dudéis en contactarme para contarme más cosas sobre vuestra boda. Me encantará saber de vosotros.

SÍGUEME EN INSTAGRAM
@weddingsbygeorgia